Noticias

El cesto de los tesoros...

  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
  • Tesoros
06 | 06 | 2021

En una de nuestras escuelas, una Hermana gran pedagoga, bajaba cada día a la clase con un cesto lleno de “trastitos”… Ya sé que adivináis que esta Hermana usaba el método Montesori. Pues sí. Los alumnos y alumnas de temprana edad, esperaban la sorpresa diaria y buscaban en el cesto aquello que más les llamaba la atención… era el comienzo del descubrimiento y del vocabulario.

Hoy, día del Corpus y clausura de la Asamblea se nos ha ofrecido en Laudes un escrito de Santa Luisa sobre la Comunión. En la Comunidad leíamos una vez más el texto… a nuestra Fundadora hay que leerla despacito porque suele sorprender con palabras que, normalmente, no encajan con la visión que de ella se suele tener. Dos palabras para añadir a nuestro vocabulario: Invento y recrearse.

“Debemos - dice - con actos de admiración, adoración y amor, dar gloria y honor a Dios en agradecimiento por este invento amoroso para unirse a nosotros... “¡Con qué seguridad habla del invento amoroso!  Palabra acertada porque Dios no podía inventar algo mejor lo quiso, lo pudo y lo hizo”… y ahí tenemos la Eucaristía. Con Ella comenzamos nuestra Asamblea y con Ella la hemos clausurado. ¡Todo un lujo!

Estamos acostumbradas a leer y releer expresiones de Santa Luisa minimizando su grandeza de espíritu: “es la indigna sierva, la que es pecadora hasta allá, la que estropea todas las cosas, etc.”. Expresiones de quien reconoce la infinita  diferencia que existe entre la Criatura y su Creador. Su escrito de hoy, no es una rebaja a su humildad… es reconocer que la Eucaristía puede hacer y hace “grandes cosas en nosotras”. Es por ello que recomienda que “pidamos a la Santísima Trinidad que venga a recrearse en lo que le pertenece”. Todo eso y más lleva Santa Luisa en el cesto de los tesoros. ¡Cómo sabe ella que Dios ha hecho grandes cosas con el pequeño instrumento de su ser humano y frágil! 

El hecho de haber encontrado estos tesoros en tiempo de Asamblea, no es un tropiezo casual… Cuando parecía que la pandemia nos aguaría la fiesta de una Asamblea Provincial, haciéndonos experimentar nuestra debilidad, apareció el invento tecnológico, providencial instrumento con el que se ha podido hacer un trabajo digno. Son muchas las Hermanas que se han sentido bien, que han captado la riqueza provincial y la voluntad colectiva de sumarse a la ruta de “salida hacia…” formando piña, con la alegría de quien se siente servidora desde sus escasas o muchas posibilidades. Seguro que “La Santísima Trinidad seguirá haciendo uso de instrumentos frágiles y vendrá a RECREARSE en lo que le pertenece”.

Rosa Mendoza (06.05.2021)