Noticias

Despertar en Burlada…

  • Burlada
  • Burlada
  • Burlada
  • Burlada
  • Burlada
  • Burlada
  • Burlada
  • Burlada
  • Burlada
  • Burlada
03 | 06 | 2021

Otro lugar de encuentro provincial. Como en todos los grupos, andamos a la búsqueda de la mejor llave para abrir puertas con creatividad y audacia. Reflexionar en Burlada es adentrarse en Navarra, cruce de caminos: Santiago, Javieradas, senderos y veredas entre pueblos. Todo un entramado donde se han forjado recias vocaciones a la Compañía. 
Trabajar en Burlada es pisar tierra de Javier, el gran misionero de las Indias, entusiasta y comunicador de sus experiencias. No en vano San Vicente recomendaba a sus misioneros que leyeran las cartas de Francisco Javier, poniéndolo como ejemplo, “al que había que imitar en todo”.

Nunca fue fácil ser misionero; nunca fue fácil la transmisión de entusiasmos vocacionales.

Hoy tampoco lo es, como no lo fue en tiempos de Jesús… ¡Cuánta escuela, cuanta evidencia y persuasión por parte de Jesús, para que aquellos “Doce” entendieran la fuerza del compromiso! Y ya sabemos, tuvo que venir el Espíritu para poner convicción y garra a la hora salir, como atletas de Dios, a la Misión que les esperaba. Cuando ellos soñaban con multitud de adeptos dentro de un gran reino restaurado, Jesús se conformaba con un minúsculo grupo. ¡Qué cosas tiene Dios!

Nuestra Provincia anda escasa de vocaciones… nos lamentamos porque vemos que “la mies es mucha”; que las pobrezas son evidentes… que faltan manos para todo y corazones para amar sin condiciones. Las que ya sumamos años, observamos el declive de la fe en una sociedad desencantada de todo y que considera la vida religiosa como un resto del pasado… Ante esta la realidad, nos acechan nostalgias y desesperanzas; pudiera ser que también, ganas de “tirar la toalla y tratar de escapar como los discípulos la noche de Getsemaní”.

Es el momento de reconocer que nuestra fuerza viene de Dios; que la Compañía es su parcela, que nuestra Provincia está en sus manos… A veces, muchos días, recitamos o cantamos en los salmos los avatares de la historia de la salvación, del pueblo que avanzaba entre incertezas y claridades. Así lo expresan estos versos del salmo 125:

“Al ir iban llorando, llevando sus semillas,
al volver, vuelven cantando  trayendo sus gavillas”.

Importa mucho tener semillas de calidad para sembrar. Para la  nueva cosecha, representada en las jóvenes generaciones, se necesita un caudal de agua pura y de un clima favorecedor para lograr un buen arraigo en la parcela de la Compañía. Por lo demás, como se dice en Catalunya, “que Déu faci”… y lo hará, sin duda.  

 COMISIÓN DE COMUNICACIÓN